CRISIS SANITARIA, SOCIEDAD PROGRAMADA Y ESPIRITUALIDAD Destacado

CRISIS SANITARIA, SOCIEDAD PROGRAMADA Y ESPIRITUALIDAD freepik.es

Por Tatiana López, Ecuador. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

“Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes

porque Jehová tu Dios estará contigo donde quiera que vayas.”

Josué 1:9

Han pasado aproximadamente dos años desde que la vida cambió y la humanidad continúa enfrentando una crisis sanitaria de una magnitud inesperada.

Día a día enfrentamos una realidad que nos muestra un entorno conflictuado sobre todo en relación a la salud. Lo que inevitablemente genera reacciones emocionales y psicológicas en los seres humanos.  El cerebro que podemos decir que es el órgano maestro que gobierna nuestros cuerpos responde a las situaciones estresantes que pueden poner en peligro la vida.

Sabemos que el estrés hace que el cerebro prepare al cuerpo para el mecanismo de lucha o huida ante una amenaza. Esto nos ha ayudado a sobrevivir. Sin embargo, al mantener el estrés por un tiempo prolongado, ocasiona trastornos fisiológicos, consume nuestra energía y altera al sistema inmunológico.

Consideremos ahora un aspecto menos visible, aunque no con ello inexistente, la mente inconsciente. Las ciencias modernas que estudian la mente nos muestran la analogía de un iceberg para explicar que apenas el 5% de nuestra mente funciona de manera consciente. ¿Qué pasa entonces con ese 95% que no podemos percibir?

La mente inconsciente es la que se encarga de la supervivencia, para ello clasifica la información que graba en peligrosa o no peligrosa. Si funcionara como nuestra mente consciente que analiza, no habría mayor problema en determinar un peligro real de uno imaginario.

Todo aquello que represente una amenaza contra la vida, el inconsciente lo percibe como peligro. El miedo a la muerte es un temor natural en el ser humano, ya que es lo que le ha permitido mantenerse en el tiempo. El problema se presenta cuando frente a la crisis sanitaria ese miedo a la muerte ha aflorado y se mantiene presente.

Si prestamos atención al entorno, podemos decir que hace aproximadamente dos años empezamos a percibir una amenaza latente a través principalmente de los medios de comunicación que nos informaban sobre esa amenaza y nos alertaban sobre la manera de mantenernos a salvo.

El mundo recibió un remesón de magnitudes nunca antes vividas para los habitantes del siglo XXI, un virus que nos confinó en casa para salvaguardar nuestras vidas.  Nos vimos obligados a cambiar nuestro estilo de vida mientras alimentábamos de manera inconsciente el miedo a la muerte.

Inicialmente yo me sentí aterrada, pues al miedo a la muerte se sumó el temor a lo desconocido, y así, adopté un comportamiento extremo en cuanto a la limpieza. Hasta que unos días después mi hijo me hizo caer en cuenta de mis reacciones. Entonces tomé conciencia de cuánto me había afectado todo lo que vi con el propósito de informarme.

Descubrí el impacto que causó en mí  una publicidad que decía que si los viera no saldría de casa. Las imágenes se graban en el inconsciente con total claridad junto con el mensaje que transmiten. Debí recurrir a mi conocimiento para desprogramar mi inconsciente y reprogramarlo para poder salir con tranquilidad a la calle.

He podido ver de cerca el efecto de esta programación inconsciente que ha tenido la sociedad en el último tiempo; he visto en las personas que ayudo,  las imágenes guardadas y su impacto, como el de una señora que se quitó un peso de encima cuando  desprogramamos su mente para quitar las  imágenes de los muertos en las calles o el de una chica que tenía pavor de salir de su casa por temor a morir. Imágenes que vemos con naturalidad sin imaginar siquiera el impacto que producen en nuestra mente y como eso afecta a nuestra vida diaria.

Por eso considero de vital importancia que tomemos conciencia de lo que vemos, escuchamos y leemos. Saber de malas noticias no ayuda en absoluto a nuestro bienestar. Es mejor seleccionar información que aporte a nuestra vida.

Adicionalmente, quienes nos consideramos seres espirituales, asumimos que  tenemos una esencia de luz, una esencia divina. Bajo esa concepción creo firmemente que la vida y la muerte dependen de una voluntad superior, para mí llamada Dios. Entonces, centro mi atención en mi fe. En la certeza de saber que estaré bien, independientemente de lo que ocurra a mi alrededor o incluso me suceda a mí misma.  Siempre será lo que deba ser.

Considero que todo lo que pasa tiene una razón de ser y una lección que aprender. Soy consciente de mi vulnerabilidad; sin embargo, ningún elemento externo me eximirá de mi aprendizaje. Si debo enfermar o morir, pasará pese a cualquier circunstancia. Entonces no me preocupo y no me enfoco en el miedo. Me enfoco en mi fe, pongo mi seguridad en Dios, y no en elementos externos. Yo elijo vivir de esa manera.

Es importante también cuidar tu cuerpo físico con una buena alimentación, hacer ejercicio regularmente, tomar agua, dormir bien, tener contacto con la naturaleza, y sobre todo mantener un estado de ánimo positivo, enfocándote en lo que está bien, en lo que te aporta.  Agradecer por lo bueno que tienes y prestar atención a tus pensamientos negativos para cambiar de canal apenas aparezcan.

Recuerda que tienes la capacidad de crear tu bienestar,  vivir tranquilo y conservar tu paz, eres un hermoso ser espiritual de luz y amor, conecta con tu esencia y sonríe que la vida sigue siendo hermosa.

Puedes dejar tu comentario en nuestro grupo de salud y autocuidado.

Modificado por última vez en Lunes, 17 Enero 2022 21:42
Tatiana López

Lic. Tatiana López, estudiosa de la conducta humana desde hace 15 años,  Coach y Mentora con formación en varias disciplinas de Desarrollo Personal. A través de Tatiana López Coach desarrolla procesos de sanación emocional y espiritual a través de su metodología Encuentra tu Luz, que integra técnicas multidisciplinarias de su creación para acompañar a las personas en un proceso de crecimiento y evolución. Especialista en trabajar la pérdida de un amor, sea este una pareja, la muerte de un ser querido, la muerte de una mascota, una posesión material amada, un trabajo amado, la interrupción de un embarazo o la ruptura de una relación familiar.

“El conocimiento de uno mismo y el trabajo interior es el único camino para vivir en plenitud” T.L.

Inicia sesión para enviar comentarios

Podcast

Últimos Tweet

RT @JessiiMassii: 👇🏽👇🏽👇🏽👇🏽 PROPÓSITO JUVENIL: JÓVENES AGENTES DE CAMBIO, LA REIVINDICACIÓN DE LA JUVENTUD HA LLEGADO https://t.co/DhoNi5Dj…
Acaba de publicar una foto https://t.co/ckGaVp7vok
Acaba de publicar una foto https://t.co/k2erZyt9Bo

Mira Ahora

Error: No articles to display