Login to your account

Username *
Password *
Remember Me

Create an account

Fields marked with an asterisk (*) are required.
Name *
Username *
Password *
Verify password *
Email *
Verify email *
Captcha *
Reload Captcha

Condesa Erzsébet Bárthory | La mayor asesina en serie de la historia Featured

Por Mario González Calderón @mario_gonzalez_cal

Para recomendarnos un tema, síguenos en nuestro grupo de facebook 

Saludos y bienvenidos a una nueva columna llena de misterio y sucesos diabólicos, como es en este caso.

En esta oportunidad nos vamos a referir a la condesa Erzsébet Báthory, quien pasaría a formar parte de los anales de la historia como una de las influencias del mito del famoso conde Drácula. La condesa es indicada como la asesina de ochenta jóvenes campesinas (algunos especialistas aseguran una mayor cantidad). Para satisfacer su avidez de sangre y frecuentemente lo hacía por medio de crueles torturas. Además, practicaba la hechicería, organizando terroríficas misas negras.

Nació en el año 1560, bajo el amparo de la familia más poderosa e influyente de Europa Central y como era costumbre en aquellas zonas, su sangre se hallaba mezclada con los terribles hunos. En conclusión, la familia eran duros y despiadados, los cuales se pueden mencionar un cardenal, un príncipe de Transilvania, otro ocupó el trono de Polonia, arzobispos, gobernadores de provincias y jueces. Dentro de esta rama familiar, podemos nombrar, por ejemplo, a su hermano frenético psicópata sexual y a su tío que era empedernido adorador del diablo, y quizás el causante que la pequeña Erzsébet iniciara los caminos del mal.

Al madurar y convertirse en una belleza de mujer, contrajo matrimonio a los quince años con el conde Ferencz Nádasdy que había alcanzado fama en los campos de batalla, viviendo en uno de los castillos más ostentosos de Hungría, el Castillo Csejthe, lleno de mitos sobre hombres lobos, buen vino y fantasmas. Era tan poderoso el lazo sanguíneo, que de manera orgullosa no opto por tener el apellido de su marido, sino que mantuvo el suyo para perdurar la herencia de su familia –“Desde mi nacimiento hasta la hora de mi muerte siempre seré una Báthory.”-

Día a día Erzsébet se transformó en una mujer brutal que maltrataba a la servidumbre, y en especial sus doncellas con una saña incontenible, pero como era de costumbre, nadie protestaba. El conde falleció en 1600 con cuarenta y siete años, dejando a la condesa ama y señora de todo, rodeándose de una corte de experimentadas brujas y brujos. El terror comenzaría cuando una de sus doncellas procedía a peinarla y esta le tiró con mucha fuerza el pelo, la abofeteo tan fuerte que la hizo sangrar; y la sangre cayó en la mano de Erzsébet quien no se le ocurrió más que extendérsela por la piel, y creyó que la suavizaba, y lo que es peor, la rejuvenecía. Desde ese momento la condesa comenzó a tomar baños de sangre humana.

A lo largo de los siguientes 10 años, las mazmorras rebosaron de bellas muchachas, las cuales tenían prioridad en ser bien alimentadas hasta cumplir con las condiciones y ser utilizadas en forma de ganado para extraer su sangre y servir de elixir de baño de la siniestra condesa. A pesar de las barbaridades que suscitaban en el castillo, nadie protesto, como las víctimas eran campesinas, no se movió un dedo por las pobres cautivas.

Síguenos en Facebook

Todo este horror finalizo un 31 de diciembre de 1610, cuando soldados, policías y un clérigo ingresan al castillo en dirección a las mazmorras. Ahí encuentran a una muchacha sin vida, totalmente desangrada, otra que aún seguía viva perdía sangre lentamente por unos orificios muy pequeños hechos en su cuerpo. Todo esto sumado a la gran cantidad de mujeres con signos de torturas y masacradas para extraer la tan preciada sangre, en su totalidad bien alimentadas como ganado de establo.

La condesa solo fue recluida en su castillo acusada de brujería y vampirismo. Esta nunca fue condenada por intervención de su primo que en aquel entonces tenía el cargo de primer ministro, la servidumbre y ayudantes del castillo fueron condenados a muerte por decapitación y también en la hoguera acusados de brujería. Cuatro años después, el 21 de agosto de 1614, Erzsébet Báthory muere.

Los académicos no prestaron atención a la condesa hasta la década de 1980. En 1983, el historiador norteamericano Raymond T. McNally publicó Dracula Was a Woman. La elección del título y el hecho de que McNally hubiera publicado ya para entonces cuatro libros sobre Drácula y Bram Stoker no ayudó a la condesa a escapar del mundo de los vampiros, pero todo era comenzar.

En la década de 1990, especialistas de diversos campos se lanzaron a reivindicar la figura de Báthory, y a dibujar la idea de que pudo haber sido víctima de una conspiración, debido a que fue una poderosa viuda en un mundo de hombres y a que su inmensa influencia amenazó el poder de la Corona.

Hoy en día, ostenta el Récord Guinness por ser la mayor asesina en serie de la historia.

Para recomendarnos un tema, síguenos en nuestro grupo de facebook 

Rate this item
(3 votes)
Last modified on Friday, 10 September 2021 15:52
Mario González

Mario González Calderón ( Capitán UFO )
Jefe de prensa en Histrionico.com
Conductor de Radio FM.
Director del equipo de investigación y divulgación "Observador de Estrellas Chile"
Creador y editor de la revista de Ufologia, Paranormal, historia y ciencia "ODE NEWS" 

Login to post comments
© 2021 Todos los derechos reservados