No es dolarizar, es bitconizar Destacado

Por Olga Januszewski. Argentina @materialchica

¿Hasta cuándo prestará el mundo entero billones de dólares a Estados Unidos a tasa cero? Se preguntó Stephen Harper; ex primer ministro de Canadá, quien, si bien no posee un solo Bitcoin, reconoce su importancia como resguardo a la inflación.

Bitcoin tiene varias particularidades, pero hay una en especial que lo diferencia del dinero fiat: el universo de Bitcoin es finito, esto quiere decir que el número de monedas que se pueden crear está definido; exactamente 21 millones.

Esto se debe a que su creador o creadores originales de Bitcoin (bajo el pseudónimo de Satoshi Nakamoto) decidieron crear una moneda deflacionaria como el oro, de esta forma, al ser limitado posee más valor según incrementa su demanda.

Se estima que para 2032 se habrán minado un 99% de los Bitcoins, pero como el ritmo de producción será más bajo no será hasta aproximadamente 2140 cuando se mine la última moneda digital, sin embargo, en la práctica en algún momento entre 2032 y 2140 la rentabilidad del minado sería baja para los mineros, llegando así a su límite.

 No sucede lo mismo con el dinero fiduciario, el cual es emitido por un Banco Central bajo la denominación de "masa monetaria" siendo parte de la política monetaria de los mismos, cuyo nivel de precios y velocidad de circulación de la misma tiene repercusiones en el crecimiento económico. Los gobiernos determinan cual es el tipo de dinero de curso legal, pero son otras entidades, como los Bancos Centrales y las casas de la moneda los que se encargan de todo: primero de regular y controlar las políticas monetarias y crear las monedas y billetes según demanda y necesidad de tener dinero físico y electrónico. Pueden crear tanta como quieran y en el momento que quieran. Este modelo ha demostrado fallar reiteradamente.  Sólo en el siglo XXI con el poco tiempo que lleva ya, se han observado múltiples fracasos: crisis, corralitos, inflaciones descontroladas.

Y en este punto hago hincapié en la inflación. Este es un fenómeno que ocurre en casi todos los países, de hecho, los bancos centrales siempre tratan de que en su país haya algo de inflación, normalmente entre dos y tres por ciento. Sucede que en momentos de crisis como el actual, muchos Bancos Centrales se ven forzados a emitir demás a fin de paliar los problemas económicos y evitar una explosión social mediante ayuda estatal.

También es cierto que la inflación no tiene un único origen, si bien este es el más utilizado para explicar la inflación como el aumento de precios de los bienes y servicios existentes en el marcado durante un período.

Así, utilizaré los motivos que originan la inflación para plantearnos por qué Bitcoin no podría causar dicho fenómeno, a diferencia de lo que sucede con las monedas fiat.

Inflación por el aumento de la base monetaria

Cuando aumenta la base monetaria (cantidad de dinero que hay en una economía) provoca aumentos de la demanda de productos más rápido que el suministro de los bienes y servicios de la oferta y ello provoca que aumenten los precios.  Esta situación se experimentó por primera vez en España entre los siglos XVI y XVII XVII cuando los barcos con metales preciosos que se enviaban a la península Ibérica desde América, en vez de provocar que aumentara la riqueza de España, provocó que aumentasen los precios de todos los bienes y servicios de la península.

He aquí la gran diferencia con Bitcoin, mientras el dinero fiduciario es emitido por los Bancos Centrales, las criptomonedas en general no tienen un organismo oficial que regule su emisión que es descentralizado y su creación se realiza mediante el proceso conocido como minería, además de ser limitado en su cantidad como ya hemos explicado. Otro elemento que provoca que la cantidad de monedas digitales sea limitada es el hecho de que la liberación de monedas se ajusta automáticamente cada cuatro años. Ello hace que el proceso sea transparente e implique un aumento de valor pues cada 10 minutos hay menos cantidad de monedas que llegaran al mercado. Primera gran razón por la cual no provocarían inflación.

La inflación por demanda

Aparece cuando aumenta la demanda general y la oferta del sector productivo no es capaz de hacer frente a esa demanda, por lo que suben los precios. Por ejemplo, durante la pandemia aumentaron la demanda tanto de barbijos como de alcohol en gel a fin de llevar a cabo los cuidados pertinentes contra la pandemia. Así Bitcoin aún no es aceptado masivamente en muchos comercios, como si lo es el dinero o incluso otros medios de pago como la tarjeta de débito o crédito. Motivo por el cual Bitcoin tampoco sería causante de inflación.

Podría estipularse que lo mismo sucede con cualquier otra divisa extranjera que no fuese el dólar o asimismo el euro. Pero recordemos que estás monedas sí son de circulación masiva dentro de los territorios que lo emiten o aún sin emitirlos, son de amplia aceptación comercial. Una vez más, Bitcoin sigue por el momento sin ser un medio de pago aceptado en forma masiva.  Además, cuanta más gente opte por comprar y vender Bitcoins, más valor tendrán estos. Ya que, una vez más, la cantidad es finita, no sólo porque hay una cantidad máxima de Bitcoins que pueden estar en circulación, sino porque la gente guarda una parte de estos Bitcoins y el restante que hay disponible en el mercado no es el mismo que el que está en circulación.

Por otra parte; si bien no ha cambiado su código de acceso fuente en exceso desde su inicio, este hecho pasó desapercibido como para ser considerado alternativo al sistema financiero. Otro punto a favor para no causar inflación.

Inflación por costes

Se produce cuando aumentan los costes de producción; ya sea porque aumentan los precios de las materias primas, de la mano de obra o bien porque suben los impuestos, lo cual provoca que los productos suban el precio final del producto o servicio para compensar dicha subida.

En el caso de Bitcoin si bien su precio lo establecen los mineros, finalmente las partes interesadas son las que terminando estableciendo el valor de la transacción. El famoso "regateo" de los mercados, pero llevado al mundo digital. Así, es necesario establecer un mutuo acuerdo entre ambas partes para establecer el precio. De todas formas y otro aspecto diferencial y sobresaliente de Bitcoin, es que es posible comprar una "parte" de Bitcoin y no en su totalidad, a diferencia de lo que sucede con una moneda de la cual no podemos cortar en pedacitos para vender en partes como si fuese papel de cotillón.  Cabe recordar que un Bitcoin está compuesto de 100 millones de "céntimos" (Satoshi). Si un billete vale 1000 euros, puedes comprar 1 euro si lo deseas. Cuando la oferta de venta coincide con la de la otra parte, automáticamente se hace la transacción.

Esta operativa de determinar el precio a través de la compra - venta no es diferente a la que ocurre en otros sectores: divisas de curso legal (Forex), materias primas, bonos, etc. Pero en Bitcoin tiene un doble objetivo, pienso que esto al mismo tiempo, al tratarse de algo digital, ha sido clave para su capitalización, llegando los Bitcoins a más personas.

La inflación autoconstruida

Surge ante expectativas de los productores que van a subir los precios en el futuro y buscan anticiparse a ellos subiendo los precios primero, provocando que al final se cumplan sus predicciones por haber subido los precios.

El precio de Bitcoin viene representado por su valor de minado. Pero su valor de minado no es el mismo. Debido a la complejidad dinámica en el minado de Bitcoin, este puede costar más o menos dependiendo de la competencia. Minar tiene altos consumos eléctricos y esos consumos tienen un costo. De esta forma, si de repente se dispara la demanda, minar será tan rentable que muchos mineros querrán ganar dinero y al ponerse a minar, suben la complejidad del minado, con lo cual el coste volverá a aproximarse a lo que la gente esté dispuesta a dar por Bitcoin, ya que, si no, no será rentable. Esto crea un tire y afloje que hace que el precio de Bitcoin siempre este respaldo por su coste de minarse, por lo que el Bitcoin tiene un valor intrínseco, no es dinero fiat. Los halvings por su parte borran del mapa a muchos mineros debido a que el coste del minado no compensa, a no ser que el precio de Bitcoin se doble. Por supuesto a los mineros les gustaría establecer precios altos ya que sus recompensas y comisiones las perciben en Bitcoins; pero por otro lado sin mineros la red pierde fuerza, lo que hace entonces que el precio se devalúe, o sea: efecto contrario a la inflación. También debemos recordar que una transacción Bitcoin pueden determinar siempre que transacciones aceptan en función de la comisión. En materia de decisiones políticas pueden determinar el precio de Bitcoin.

Por otro lado, pese a que Bitcoin usa tecnología más avanzada que la empleada por los gobiernos y bancos, nadie puede establecer con precisión como evolucionara la tecnología y el consumo energético. 3 de cada 4 Bitcoins que existen ya se encuentran en el mercado. Y de esos 3, las estimaciones indican que 3 de cada 4 ya están usándose como ahorro, principal uso de Bitcoin. Si además se considera que muchos se han quedado bloqueados para siempre por pérdida de claves privadas. Con esto, el resultado de Bitcoins reales circulando que pueden usarse cotidianamente es aún más limitado. Mayores consideraciones para entender que Bitcoin no conllevaría inflación.

También debemos recordar que una transacción Bitcoin pueden determinar siempre que transacciones aceptan en función de la comisión.

De hecho, podemos llegar a la conclusión de que Bitcoin produce el efecto contrario:  deflación, esto es un período de tiempo donde las personas tienen mayor poder adquisitivo; pudiendo adquirir más bienes y servicios por un coste menor. De hecho, el efecto deflacionario es clásico de la tecnología en general y tampoco es una situación ideal, a no confundirse. Así, como un exceso de inflación produce una devaluación de sueldos y ahorros, la deflación genera desempleo y frena el crecimiento económico. Entonces el estímulo económico se hace necesario; siempre y cuando se pueda controlar.

Para ser más específicos, la naturaleza deflacionaria de Bitcoin contiene dos reglas primordiales:

  1. Su cantidad limitada a la que ya aludimos de 21 millones de monedas.
  2. Cada cuatro año existe una reducción del 50% de la recompensa de Bitcoins que reciben los mineros por la validación de los bloques. Esta reducción se llama halving.

Conclusión uno

La inflación en sí misma no es una mala palabra, ya que bien manejada trae importante movilidad económica. La clave está en lograr el equilibrio más allá de situaciones excepcionales como crisis financieras.

Conclusión dos

La deuda externa per cápita medida en dólares de las principales potencias al 2020 es la siguiente,

- Estados Unidos: 23.250.000.000.000 dólares

- Reino Unido; 8.875.000.000.000 dólares

- Francia: 6.375.000.000.000 dólares

- Alemania: 5.750.000.000.000 dólares

- Países Bajos: 4.375.000.000.000 dólares

- Japón: 4.250.000.000.000 dólares

- Italia: 2.600.000.000.000 dólares

- China: 1.562.800.000.000 dólares

- Bitcoins: 21.000.000 monedas

 

Modificado por última vez en Lunes, 09 Mayo 2022 00:48
Olga Mariela

Criptocontadora apasionada. Mi gran obsesión es lograr alfabetizar al público sobre finanzas y criptoeconomía 

Facebook | Instagram | Twitter

https://www.linkedin.com/mwlite/in/olga-mariela-januszewski-ab319270
Inicia sesión para enviar comentarios

Podcast

Últimos Tweet

RT @JessiiMassii: 👇🏽👇🏽👇🏽👇🏽 PROPÓSITO JUVENIL: JÓVENES AGENTES DE CAMBIO, LA REIVINDICACIÓN DE LA JUVENTUD HA LLEGADO https://t.co/DhoNi5Dj…
Acaba de publicar una foto https://t.co/ckGaVp7vok
Acaba de publicar una foto https://t.co/k2erZyt9Bo

Mira Ahora

Error: No articles to display