En la medicina tradicional, las enfermedades están consideradas como producto de una pérdida del homeostasis, que corresponde a la tendencia que tiene nuestro organismo a mantener el equilibrio de los medios internos. En otras palabras, nos enfermamos cuando nuestro cuerpo pierde la capacidad de mantener el equilibrio interno de los procesos que lo componen produciendo un mal funcionamiento de este.