Hoy en día muchos estamos emprendiendo, por ende, necesitamos toda la ayuda posible y es ahí donde entran las redes sociales que funcionan como una poderosa herramienta para compartir contenido, sin embargo, la mayoría deja de lado a su hermana mayor, los sitios web. ¿Son estos necesarios en un mundo gobernado por Facebook e Instagram?

 

facebookPor un lado, las redes sociales son utilizadas por la mayoría de las personas que inician un negoció debido a la capacidad de estas para compartir el contenido entre sus usuarios, pero, por otro lado, aquellas personas que deciden mantenerse en estas plataformas están dejando de lado una innumerable cantidad de beneficios que una página web puede ofrecer.

La propiedad del contenido.

Facebook e Instagram funcionan como plataformas gratuitas, pero todos sabemos que no existe tal cosa puesto que todo tiene un precio. En este caso, el valor es tu privacidad y tu contenido, ya que todo lo que subas será de propiedad de Facebook para ser convertido en estadísticas las cuales ellos utilizan para mostrarte publicidad personalizada en base a tus interacciones. Además, debes someterte a las políticas internas de cada servicio o sino corres el riesgo de que tu cuenta sea suspendida.

En las páginas web la historia es distinta, si bien los servicios de hosting no son gratuitos estos no son excesivamente caros y el costo versus el beneficio es cuantitativamente superior ya que toda la información que subas a tu servidor es de tu propiedad y puedes disponer de ella a voluntad, incluso exportarla y subirla a otro sitio web cuando lo necesites (en caso de que requieras una migración o actualización de tu página) y no posees las limitaciones de contenido de las redes sociales.

Personalización

Si tienes una banda de rock metal progresivo, quizás tener un Instagram para compartir las fotos de tus tocatas suene interesante, pero es probable que tantos colores púrpura y corazones por doquier no hagan juego con la imagen de grupo. Lo mismo con el celeste del Facebook, y es que cuando tu empresa u organización tiene su imagen corporativa establecida, es importante contar con una plataforma que refleje la línea de diseño de esta, ya sea en la tipografía, los colores y el contenido. Esto te da profesionalismo y seriedad ya que cualquier banda de rock o tienda puede abrir un fanpage, por lo que todas sus plataformas lucirán en esencia idénticas, pero no cualquiera va a contar con página web propia, lo que te diferencia de inmediato del resto ante el público que le hace seguimiento profundo a tu trabajo.

Y no solo puedes personalizar el diseño a voluntad sino también la dirección URL y los correos de tu organización, por lo que le dirás adiós al famoso “Facebook. com/ tubanda” y al “tubanda @ gmail.com” para pasar de inmediato a ser “tubanda.com” e “info@ tubanda. com” lo cual le da una diferencia enorme a la forma en cómo te comunicas con tu público.

Indexación en Google

socialnetworkSi bien hoy en día la gente utiliza cada vez más las redes sociales para encontrar lo que busca, el motor principal que se utiliza de forma global es Google, y este no se lleva bien con la información de Facebook, es decir, ignora por completo la información subida a los perfiles solo para mostrar la que aparece en los Fanpage, y a estos tampoco les da mucha prioridad frente a las páginas web que muestran contenido similar. Esto significa que, si cuentas con un perfil de Facebook para vender joyas en tu ciudad, el gran número de personas que buscará joyas por google jamás te encontrará, y si tienes un Fanpage, te encontrarán, pero en una prioridad muy por debajo de las páginas web de las tiendas que ya venden esos artículos alrededor de ti, lo que hará que esos potenciales clientes prefieran comprar en otro lado.

Y es que los spiders de Google, que son pequeños programas que recorren internet identificando e indexando contenido, consideran la información de una red social como tal y no como la información de una empresa que necesita de las ventas para subsistir.

Las páginas web en cambio están hechas para recibir los spiders de Google con los brazos abiertos y lo único que debes hacer es mantener la información los más ordenada y accesible posible para que ellos hagan su trabajo. Ese proceso se llama SEO (Search Engine Optimization), y si hiciste un buen trabajo, nada impide que la página de tu negocio llegue a la preciada primera página de Google, lo que significa un enorme avance en posicionamiento de tu marca.

Al mismo tiempo, Instagram y Facebook tiene sus propios algoritmos que le asignan importancia a tu contenido y es en base a la cantidad de likes que este recibe, si tu foto recibe muchos “me gusta” esta es mostrada más tiempo, pero esta modalidad solo tiende a beneficiar a aquellos quienes pagan por mostrar sus publicaciones ya que de esta forma la información es mostrada mayor cantidad de veces y por ende, recibe mayor cantidad de likes. Así mismo existen servicios y aplicaciones externas que te permiten comprar likes, lo cual le quita el valor real y las interacciones que estás generando. Estas prácticas están prohibidas según las bases de Instagram y Facebook, pero no para proteger a la comunidad de contenido spam sino para proteger a aquellos usuarios que pagan por mostrar su contenido y, por ende, les genera dinero.

Obtener ganancias

Las páginas web tienen otra ventaja fundamental, y es que puedes obtener monetización con ellas ya sea mostrando anuncios de google o instalando una tienda virtual, por lo que si eres una persona seria en la creación de contenido o tienes importantes proyecciones en tus ventas, una plataforma web te traerá muchos ingresos.

Con las redes sociales no puedes hacer eso, pero si puedes pagar por mostrar tus anuncios a los demás y ese método es bastante útil siempre y cuando estés constantemente pagando las campañas.

Conclusión

social media underwritingCon todo lo anterior no queremos decir que las redes sociales no tengan un lugar importante en los proyectos de los emprendedores, ya que tener un Fanpage ordenado y atractivo, que posea altas calificaciones y constante interacción con el público, si crea una muy buena imagen entre los potenciales clientes que llegaron a tu contenido, por ende, la clave para atacar el mercado virtual es tan simple como abarcar todas las herramientas que hay a nuestra disposición y usarlas a nuestro favor. Por ejemplo, si tienes una empresa de venta de flores, una buena idea sería crear un sitio web donde vendas tus productos y un blog para publicar periódicamente consejos de jardinería en donde cada artículo es compartido en tus redes sociales mediante links, de esa forma estarás llevando a tus seguidores a tu plataforma donde además podrán hacer compras.

Esa fórmula funciona para todo, si tienes una productora de eventos puedes publicar las actividades culturales de tu ciudad, si tienes una empresa de construcción puedes dar ideas de decoraciones, etcétera. Si bien, todo lo anterior demanda tiempo, conocimientos y esfuerzo, en internet está toda la ayuda disponible para que puedas interiorizar en el tema y además de que cuentas con web masters y community managers, quienes son especialistas en la administración de tus plataformas web si decides volverte 100% profesional.